martes, 20 de septiembre de 2011

EL NAUFRAGIO DE GOLIAT

Goliat viajando con la inglesa.
-ANO. Saint John. La cabeza de Goliat Smith sirve para romper los muros y derruir las casas. Luciendo vaporosos trajes de mujer, caminó por las calles, ofreciendo, mediante gritos, sus servicios de demolición. Pero no sólo su cabeza sirvió para derrumbar muros; sus dentelladas fueron útiles para remover pequeñas porciones de tierra en pro de nuevas construcciones.  Goliat levantaba nuevos monumentos luego de destruir los viejos. Esto lo convirtió en uno de los máximos símbolos del pensamiento separatista que busca la independencia de la isla de la comunidad británica. Pero la desgracia, que siempre llega, abrazó con amor a Goliat Smith: se enamoró una inglesa que lo utilizó como aventurilla bizarra de verano. Ahora proclama por las calles la segunda venida del Cristo, la cual es la única esperanza para salvarse del oprobio de ser catalogado como traidor, etiqueta que lleva a cuestas desde que la inglesa le dio un beso en la mejilla y le dijo que, una vez estuviera en Londres, le enviaría un mail. El correo jamás llegó. En cambio, los insultos y el desempleo han anidado  con furia en la vida de Goliat.

1 comentario:

  1. que vidas de mierda nos muestra anonoticias..
    Muy bueno.

    ResponderEliminar