jueves, 22 de septiembre de 2011

ERES MI KHADAFI

Natalia con el rostro tapado a causa de las heridas producidas por las dentelladas de su exesposo
-ANO. Medellín. El gordo solía caminar sin rumbo fijo hasta que terminaba inmerso en las zonas puteriles de Barinas (Venezuela) en donde clamaba para que alguien le cumpliera sus deseos y renovara sus nostalgias. No importaba quién lo hacía, daba lo mismo si era un hombre o una mujer; lo único que le interesaba al gordo era que le introdujeran un par de dedos entre su ano. Cuando alguien lo hacía, a cambio de unos cuantos Bolívares, él decía, entre suspiros: “yo también tuve veinte años y fui feliz”. En esos momentos el gordo recordaba los gestos de su exesposa cuando se cortaba las uñas para hacerle masajes prostáticos que lo excitaban hasta el desvanecimiento. Ella se llamada Natalia y se fue a Medellín a trabajar en la industria del porno con los ahorros que los dos hicieron durante los cinco años de matrimonio. Desde entonces, nadie se atrevió a introducirle los dedos al conducto del obeso si no era a cambio de dinero. La semana pasada, cansado de tanto encuentro furtivo, el gordo viajó a Medellín y hace dos días increpó a su exesposa, luego de que ella saliera del plató donde se rodaba “Una caliente extraterrestre”, y le dijo: “Eres mi Khadafi, mi amor”. Acto seguido, la atacó a mordiscos. Los gritos de la mujer alertaron a los guardias del estudio. El gordo está detenido en la estación primera de la policía de Medellín. Hoy le imputarán el cargo de intento de homicidio.

1 comentario:

  1. Esta es una de las mas VIDA DE MIERDA que todas!!!

    ResponderEliminar