miércoles, 30 de noviembre de 2011

HENEDINO PARA SIEMPRE

Eso es todo, amigos... ¿Cuáles amigos? Henedino no tiene amigos.
-ANO. Bucarest. El mago se vistió de mujer y dejó botado a su conejo. Después de que el circo pasara por la capital rumana, el artista decidió mandarlo todo al carajo y dedicarse a lo que más le gusta: Caminar luciendo unos prominentes tacones y unas diminutas minifaldas que forran sus nalgas caídas como los cachetes de un perro boxer. En su huida decidió abandonar al conejo que creció gracias a los esteriodes que el mago le robaba al pesista para que convirtirlo en Henedino el magnífico.Todo creció en el conejo: Su desdicha, sus orejas y su barriga, lo que sí no se engordó ni agrandó un milímetro fue su miembro viril, que de viril no tenía nada, como dijo la coneja Wendy antes de marcharse con un manatí de un zoológico rumano. El otrora mago y ahora travesti también se marchó a buscar suerte en Moscú. Henedino camina de un extremo a otro de la jaula que compartió con Vicioso, un Ligre que fue tragado por el roedor mientras los niños observaban a los animales en cautiverio.  No hay magia para mitigar el hambre del conejote Henedino, tampoco para hacer que el mago entre en razón y se vuelva a poner los pantalones y el sombrero de copa y haga números con el payaso que sólo piensa en la trapecista quien, a su vez, evoca  lo lindo que debe ser el mago convertido en puta moscovita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada