viernes, 4 de noviembre de 2011

SERÉ UN SUEÑO QUE SÍ SE CUMPLIÓ (MESA DE REDACCIÓN)


Cazaste al aprendiz de seductor


ANO- Port-Aú-Prince- Entonces se sabrá que el peor José José es el mejor Tom Waits. Cierre de edición musical. Ahora pasemos al terreno de la praxis política. Qué comezón me da en el ano al saber que Bogotá eligió a un guerrillero de cafetìn. Nada más peligroso que una revolución mediocre. ¿Por qué no convertir a Bogotá en la unión de Repúblicas Muiscas-Soviéticas? Jamás lo harán los guerrilleros de cafetín. Ellos se conformarán con sucias palabras, dignas de los indignos, como Humanitarismo, Amor (sin saber cómo diablos es que los ángeles se enamoran y lo dejan todo por nada), Equidad, Igualdad que respete las Desigualdades. Si hay algo más detestable que un imbécil es un imbécil con iniciativa. Y algo más peligroso que un imbécil con iniciativa es que se le sume el ideal de ser políticamente correcto. Si por aquí no llueve, por allá no escampa. El general Francois Druon ha perdido la guerra de los maricas en nuestra natal Haití. Los conservadores se han tomado el poder y si hay algo más nauseabundo que un imbécil con iniactiva y políticamente correcto, es un imbécil con iniciativa y políticamente incorrecto. Pasemos al sur. En donde no se come Pollo, como debería ser, siguiendo el ejemplo de los hermanos bolivianos, y tampoco se come vidrio, siguiendo el ejemplo de los hermanos bolivianos, sino que se come mucha KAKA. La presidenta de la Argentina es denominada como CFK, demostrando una vez más que está en contra del imperialismo yanqui pues invirtió las iniciales de la multinacional pollera KENTUCKY FRIED CHICKEN. El último rinoceronte ha muerto. La última esperanza, también ha muerto. Que se siga yendo todo a la mierda. Que sigamos comiendo mierda con estas derechas y estas izquierdas de pacotilla. Stalin, Hitler, Musolini y otros, han desaparecido para darle paso a personajes tan nefastos y de poca monta como los que ahora campean por suramérica mientras se enriquecen ante la mirada admirativa de miles de imbéciles que dictan en universidades y hacen paros estudiantiles para granjearse la amistad de un senadorucho que los nombre su secretario. He de ver a los dirigentes comunistas en los gabinetes ministeriales de sus naciones. He de verlos dictando cátedras en ese templo de los cochinos que es la Sorbona. Y  he de verlos, llenos de estiércol dispensado por ese bello gigante llamado Gargantua. Yo me voy, con mi sala de redacción, a la cama, a surcar el océano atlántico en este sueño macabro que me hace teclear palabras para una agencia de ángeles dispersados por el orbe mientras el mundo sigue su ritmo vil.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada