martes, 13 de diciembre de 2011

NAVIDAD EN BLANCO EN PORT AU PRINCE.

Maldito el día en que mi ano se congeló porque te conoció.
ANO-Port-aù-Prince. Glaciaciones haitianas. Nieve caribeña que endulza las lenguas de los infantes que la sacan pidiendo comida que nunca llega. Papá Noel llegó a Port-aù.Prince. Llegó y se fue porque no aguantó el frío. Esto estaba más congelado que el Polo Norte. El viejo se olvidó de los regalos y agarró su trineo y dejó una estela olorosa a indigestión pasada por vodka por toda la capital haitiana. Neva, mi corazón neva. Los helados se derritieron y el mismísimo infierno es un asma pequeñita que le dio a Diosito. Cómo quisiera decirle a alguien: Mi amor. Pero no hay Mi aunque si mucho Amor. Do re fa sol la si. Sin mi, con sol invernal que muchas veces ni se siente. Soledad de soltería, soledad de pobreza, soledad de hastío de comer solo nieve y nada de helado. Soledad hijadeputa porque mi lengua se congeló y me la tienen que amputar. De ahora en adelante seré una vaquita, muda, a la que nadie querrá matar. Muuuu. ¿Por qué no me comes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada